FALDAS FLAMENCAS

La danza es una forma de comunicación que, no tiene fronteras ni limitaciones lingüísticas, al que la ropa que usamos para salir, trabajar, festejar, entre otras cosas, tampoco necesitan un canal de comunicación verbal. Por ejemplo, en España las bailarinas de flamenco han tomado la iniciativa de ser bailarinas con una expresión física de gran elegancia y un carácter muy fuerte apoyándose en sus muy conocidas faldas flamencas.

Las faldas flamencas de hoy en día son una mezcla sutil y elegante de lo antiguo con su aire sofisticado y chic, con detalles cuidadosa y finamente dispuestos a lo largo y ancho de su comprensión textil, como lo son las faldas flamencas de Rosario Rodríguez.

Con volantes vistosos, cortes de cintura altos, estampados multicolores, volantes llamativos y muchos otros aditamentos que la hacen muy colorida y agradable a la vista, pero aun con todos esos detalles extravagantes, sigue siendo una pieza elegante que no olvida sus raíces.

Única en su clase y representa la cultura de Andalucía, todo un icono, así es la elegante falda flamenca. Esta falda que se ajusta a la silueta de la bailaora con su corte largo, es una parte clave en la vestimenta flamenca. El atuendo de origen estas faldas, son inicios muy humildes de las batas de trabajo que las gitanas y campesinas vestían a principios del siglo XXVIII cuando asistían a las ferias y fiestas.

Con el tiempo estas faldas han logrado ir incorporando detalles y adaptarse al gusto de las nuevas generaciones, que, cada día tienen un gusto muy diverso, muy difícil de satisfacer y aunque a pasado por una serie extensa de cambios, sigue manteniendo su esencia de ser una falda típica.

 

Recordando que en esos tiempos de antaño se solía usa una humilde falda de Perlanca (tela de algodón muy delgada) con unos volantes diminutos, que normalmente se utilizaba para trabajar, teniendo en cuenta que, aunque, era una vestimenta de origen humilde, no paso desapercibida por los ojos de las damas de la alta sociedad y fue analizada para hacer con materiales mas finos y mejorarla. Pero no es hasta la llegada de año 1929 en la feria de Sevilla que, el traje de flamenca tuvo el logro de ser admitido como vestimenta típica folclórica de España, tradición que, con orgullo se mantiene hasta el día hoy.

 

Una pieza en constante transformación

Con el tiempo, la televisión y la radio jugaron un papel clave en el camino de la fama de estas faldas flamencas. La llegada de estas tecnologías permitió que personas de todo el mundo pudieran conocer estas prendas de vestimentas cautivadora, acompañando de manera despampanante a su bailaora. Habiendo experimentado muchos cambios, estas faldas se usan no solamente en España, sino, en otros países del planeta, rindiéndole honores a estas tierras.

Cabe destacar que, no todas las piezas de vestimenta folclóricas no han logrado llegar a tener tantos cambios como los ha experimentado la falda flamenca, sin perder los toques especiales que la convierten en toda una vestidura clásica. Esto quiere decir que, no por ser un traje típico folclórico, se ha quedado estancado en el tiempo y el pasar de las modas, al contrario, todos los años algún diseñador o diseñadora es inspirado por las faldas de antaño y presentan una con enfoques nuevos sin perder la esencia y logran reinventarla.

Siendo parte de un traje que se fue pensado para favorecer y destacar la silueta de la mujer a un punto tal que, se convierte en una segunda piel de que se empieza a notar los volantes en una cascada multicolor muy impresionante.

Para llevar y vestir estas prendas debes tomar en cuenta una serie de que hará ver tener la postura regia, de carácter fuerte, saber la manera de peinarse, también es una parte importante de su impacto visual, pero, sobre todo, la portadora debe de tener una actitud altiva y poderosa, pero al mismo tiempo, apasionada y seductora.

De la misma manera que las faldas han ido evolucionando, también lo han hecho las mujeres que la u, es allí cuando apareció la famosa bailaora Rosario Rodríguez, como una actitud y manera revolucionaria de bailar y llevar estas telas.

Llevando a conocer por muchos lugares la falda flamenca y sus líneas curvas, se dieron a conocer muy rápido, teniendo una carrera exitosa que le permitió ser su propia empresa y jefe, hasta llegar al punto de compartirlo a través de sus tiendas.

 

Las faldas flamencas de Rosario Rodríguez

En Rosario Rodríguez, una de las firmas de flamenca con un reconocimiento muy amplio en el mercado, nos empeñamos en darle piezas originales, y maravillosas, que se destacan y caracterizan por el uso de una alta gama de combinación de colores, texturas y mucho movimiento.

Hacer una falda flamenca lleva unos cuantos pasos primarios- diseñarla, elaborar y cortar los patrones, escoger la tela y cortarla, coserla, agregarle los detalles y probarla-, pero la sevillana Rosario Rodríguez va más allá con un toque personal y estilo propio, inspirado en cada una de sus aventuras.